Casa de la Fachada Alicatada

Una de las más significativas obras arquitectónicas de Santos, la Casa de la Fachada Alicatada fue construida en 1865 para residencia y almacén del comendador portugués Manoel Joaquim Ferreira Netto (1808-1868).

 

Desde 2007, el edificio funciona como espacio cultural, donde son realizadas exposiciones, eventos benéficos y espectáculos culturales. Además, sirve a menudo como exteriores para filmaciones de publicidades, telenovelas, miniseries y películas de corto y largometrajes.

Azulejos

Siete mil azulejos en altorrelieve, importados de Portugal, revisten la fachada del edificio, de influencia neoclásica, característica del Segundo Imperio. Más que una cuestión estética, la colocación de azulejos, en aquel entonces, tenía por objetivo asegurar un sellado eficiente y evitar muchas pinturas.

Construcción

La puerta principal, bastante ancha, permitía el acceso de carruajes al interior del inmueble. El piso superior abrigaba, primeramente, la vivienda de la familia. Construido con piedras, aceite de ballena, arena, suelos y forros de madera, el edificio fue producido en formato de “U”, con abertura vuelta hacia el mar, lo que facilitaba el proceso de carga y descarga de las mercancías desembarcadas en los antiguos atracaderos. Con el aterramiento de la parte posterior de la casa para la construcción de los primeros almacenes del muelle, en 1892, abertura de la Calle Tuiuty y nuevas edificaciones, ese acceso para cargas dejó de existir.

Otras actividades

Con la muerte de Ferreira Netto, en 1868, la casa pasó por cambios funcionales. Durante muchos años, funcionó en la planta baja un almacén y, en el piso superior, una oficina de café. Ya entre 1940 y 1960, el edificio se convirtió en el Hotel Guanabara y después, en un depósito de abonos químicos, lo que degradó bastante la construcción, sobre todo internamente. En 1973, el edificio fue declarado patrimonio por el Iphan (nivel federal). En 1987 y 1990, fue declarado también por el Condephaat (provincia) y Condepasa (municipio), respectivamente.

Restauración

En 1986, cuando fue expropiada por el Ayuntamiento, la casa estaba semidestruida, sin el techo y el suelo superior. La recuperación de la fachada sucedió en 1992, con la devolución de la estructura original de la puerta principal e de los azulejos, restaurados o reproducidos. Realizado por el artista plástico Luís Sarasá, el trabajo constituyó tarea artesanal, cuyo resultado contabilizó siete mil nuevas piezas.

 

Desde diciembre de 2007, el edificio abriga el Espacio Cultural Fachada Alicatada, idealizado para recibir actividades culturales y presentaciones musicales de carácter intimista. Él también puede ser alquilado para eventos y ya dio lugar a fiestas de lanzamiento producciones de la Red Globo.