Primero edificio construido para el teatro, fue inaugurado en 1882 y destruido por un incendio en 1981, que ahorró sólo las paredes externas. Después de dos décadas de abandono, el edificio fue reconstruido por el Auyntamiento y entregue en 2008. Además de la  bellaza del edifício, se destacan dos pinturas de Paulo Von Poser – a del techo representa la escena de la novela el Guarany, de José de Alencar, y a del vestíbulo del 2º piso es una releitura del cuadro de Benedicto Calixto, que muestra Santos vista del alto del Montserrat. El teatro sirve como sala de conciertos y  escuela municipal de artes escénicas.