Palacio de Saturnino de Brito

Construido a finales del siglo XIX y sometido a dos ampliaciones (1919 y 1937), la sede central de la Sabesp (Superintendencia de Saneamiento Básico de la Provincia de São Paulo) en el litoral Santista alberga, en sus 1.050m², además de la Superintendencia de la Unidad de Negocio, el Museo Saturnino de Brito.

 

El inmueble de arquitectura Art déco tiene el aspecto actual desde el 28 de agosto de1937, cuando fueron inauguradas las obras de ampliación del casón que, en 1919, ya tenía duplicada su área construida. La edificación ocupó terreno antes utilizado como pista de patinaje, ring de lucha grecorromana, circo e incluso corrida de toros.

Saturnino de Brito

El casón original, de 1903, fue proyectado para albergar la Comisión de Saneamiento, liderada por el ingeniero Francisco Saturnino Rodrigues de Brito, el Patrono dé la Ingeniería Sanitaria de Brasil. Él fue el responsable por el pionero sistemas de drenaje y de red de alcantarillados que libró la ciudad de epidemias y garantizó el desarrollo de Santos. Su proyecto de saneamiento de la ciudad, en aquel entonces con 44.500 habitantes, preveía 66 kilómetros de redes, 12 kilómetros de emisarios, diez estaciones elevadoras, una planta terminal y un puente pensil. Erguida en 1914, en São Vicente, el puente conducía las tuberías que lanzaban el desecho cloacal en la Ponta de Itaipu, hoy área del Municipio de Praia Grande.

Salón principal

La gran puerta de entrada en hierro forjado llama la atención de quien llega al salón principal, donde se destaca el suelo de mármol nacional, que reviste también la escalinata rebordeada por el imponente vitral ‘Os Bandeirantes’(precusores paulistas). El suelo del vestíbulo está revestido, también, de franjas de granilite fileteado de latón. La iluminación indirecta es hecha a través de canalones de yeso, modelado y pintado a la ‘mayólica’ (técnica originaria de Italia). Iluminando la escalinata, se destaca una cúpula, también de vitral, en cuyo centro está el escudo de la Provincia de São Paulo.

Vitral

Con seis metros de altura, el vitral ‘Os Bandeirantes’ retrata la escalada de la Sierra del Mar por los "bandeirantes". Producida por la Casa Conrado, de São Paulo, la imagen, bastante colorida y con figuras elaboradas, está equiparada al moderno tropicalismo. Se trata del primer trabajo en el ‘estilo brasileño’, creado por Conrado Sorgenicht II, hijo del artista alemán de mismo nombre que, en el siglo XIX, trajo a Brasil el arte de los vitrales. En 1925, él viajó a Europa y trajo el belga François Frank Urban, que trabajó durante muchos años en el Casa Conrado y creó el vitral de la Sabesp santista. La composición artística del vitral muestra, en primer plano, un árbol gigantesco al centro, un grupo de bandeirantes armados e indios cargando pesados fardos. A la izquierda, al fondo, un pedazo de mar, con carabelas atracadas a la orilla de la selva.

Muebles

Ainda no hall, estão expostos os móveis utilizados pelo sanitarista Saturnino de Brito durante o período em que trabalhou na cidade e criou o sistema de canais de drenagem utilizados até hoje. Restauradas, estas peças ajudam a contar um importante capítulo do projeto de saneamento viabilizado em Santos. Dentre os móveis, a escrivaninha utilizada por Saturnino de Brito enquanto atuava na região.

Proyectos

En el salón cercano, están fotos sobre la historia del saneamiento del litoral santista, imágenes de los canales de drenaje en la época de la inauguración (inicio del siglo XX), equipamientos y proyectos originales del sanitarista. Entre los proyectos expuestos, el pionero sistemas de drenaje y de red de alcantarillados que libró la ciudad de epidemias y aseguró su desarrollo.