Colina de Santa Catalina

La Colina de Santa Catalina es el marco de la fundación de Santos – saber o lugar exacto de su formación es un privilegio de pocas ciudades del mundo. Ese pequeño monte lleva el nombre de la capilla que existió en la falda de ese pequeño monte, construida en 1532.

   

En 1591, el pirata inglés Thomas Cavendish saqueó el poblado, destruyó la capilla y echó en el mar la imagen de Santa Catalina de Alejandría. Después de 72 años, durante una pesquería con red, esclavos jesuitas retiraron, casualmente, la imagen del agua.

   

Junto a la capilla, fue instalada, en 1543, la primera Santa Casa de Misericordia de Brasil. Durante años, la colina concedió piedras para la pavimentación de las calles y la ampliación del puerto.

 

Mario Gruber

Contemplada desde lejos, parece una pintura abstracta. Sin embargo, de cerca, los aparentes borrones son, en realidad, el dibujo de rostros estilizados, de tamaños variados, cubriendo cada uno de los 1.452 azulejos del muro de 48m de extensión y 4,8m de altura. El mural de 230m² del artista plástico santista Mário Gruber representa la identificación de conocidos en medio de la multitud. Pintadas artesanalmente, las piezas en gres blanco y negro homenajean al escritor, dramaturgo y poeta Clay Gama de Carvalho, que se hizo anónimo cuando el gobierno militar aprehendió el manuscrito de su obra ‘Literatura americana en el exilio’. El misma arte participó de una exposición en la Organización de las Naciones Unidas (ONU) por la democratización del África del Sur.

Detalles

Entre 1880 y 1884, el médico italiano João Éboli mandó construir una casa acastillada en el bloque de roca que quedó del monte. Cimentada sobre roca, la edificación se desarrolla en tres niveles unidos por escalinatas, adaptándose a la topografía del terreno.     Puertas y ventanas en ojiva, tales como amenas y merlones de los muros,  reproducen las formas de un castillo. Se cree que la arquitectura fue inspirada en las edificaciones medievales de la región italiana donde nació el médico. En el lugar funcionó, hasta 2012, la sede de la Fundación Archivo y Memoria de Santos (Fams).

João Éboli

Abolicionista y republicano, João Éboli escondía negros fugitivos en grietas en la roca, justo abajo de su casa. El espacio hoy dispone de piezas y fragmentos de vajillas utilizadas por la familia, encontrados durante prospecciones.       En 1922, el Ayuntamiento reconoció la colina como siendo el marco inicial de la población de Santos e instaló una placa con los frases: "Esta roca es el resto de la Colina de Santa Catalina y fue sobre esta colina que Bras (Braz) Cubas lanzó los fundamentos de este poblado, fundando al mismo tiempo, época de 1543, el Hospital de Misericordia, bajo la invocación de Todos los Santos, que dio nombre a esta ciudad y a la primera institución pía que se estableció en Brasil".