Orquideario

Parque zoobotánico que reproduce la Mata Atlántica, el Orquideario Municipal cuenta con cerca de 3.500 orquídeas de 120 especies, la gran mayoría fijada en los árboles. Inaugurado en 1945, era, en aquel entonces, el más grande parque del género, al aire libre, del mundo y se mantiene como el segundo equipo público en visitación en la ciudad, quedándose atrás sólo del Acuario.

Atracciones

Paseo imperdible para todas las edades, posee casi 500 animales de 70 especies, muchos de los cuales viven sueltos, a ejemplo de agutíes, galápagos, tortugas terrestres, saracuras y pavos reales. Para completar, atracciones como Senda de la Miel, Jardín Sensorial y Vivero de Visitación Interna, donde las aves llegan a posarse muy cerca de las personas. El Sector de Zoología del Orquideario es referencia en atención a animales silvestres y realiza incluso procedimientos quirúrgicos e hospitalarios.

Mata tropical urbana

Además de la especie que da el nombre al parque, el Orquideario también posee cerca de 1.500 árboles y arbustos. Es una verdadera Mata Tropical Urbana, formada por ejemplares de diversos países del mundo. Son árboles frutales y medicinales, además de nativas como el palo brasil, yagrumo, lapacho rosado y acacia amarilla, totalizando 137 especies arbóreas de 36 familias. Con más de 30 metros de altura, un ejemplar de pau-rei(Basiloxylon brasiliensis ) es el árbol más alto del parque y se puede contemplarlo desde la entrada.

Historia de Brasil

Árboles de cacao, achiote, palo brasil, yuca, café y de banana forman el espacio "Plantas que cuentan la historia de Brasil".

Senda de la Miel

La Senda de la Miel es flanqueada por seis colmenas de iraí, jataí, mandaçaia, mandurim y mirim de abejas silvestres sin agujón. ya en el jardín sensorial, el camino es formado por varios tipos de suelo como rocalla, arena y adoquín.

Pau-rei (Basiloxylon brasiliensis)

Con 30m, el ejemplar de pau-rei es el árbol más alto del parque zoobotánico. Se encuentra en la entrada, a la izquierda de la pérgola, y puede ser identificado incluso desde lejos del Orquideario. Otro destaque es el pau d’alho(Gallesia integrifolia). De cáscara rugosa y flores blancas, posee glándulas productoras de esencia con aroma semejante al del ajo. Ya la vilca(Anadenanthera colubrina), de gran porte y flores blancas, libera una resina usada en la fabricación de goma de mascar. El guapuruvú, árbol símbolo del Valle del Paraíba, otro árbol de gran porte, también puede ser contemplada en el parque. Él llega a crecer 3m al año y a alcanzar 30m, y su cáscara es rica en tanino.

Aves Migratorias

Pocos saben que el Orquideario también atrae aves migratorias, entre ellas el irerê, que pana el día en el equipo y regresan de noche a los manglares de la región. Ya las garzas blancas que fascinan a niños y adultos en varios puntos de la ciudad, principalmente en el Mercado de Pescado en la Ponta da Praia, llegan al final de la tarde y se refugian en los árboles para pernoctar.

Un poco de historia

El Orquideario Municipal fue inaugurado el 11 de noviembre de 1945 con el objetivo de exponer las orquídeas cultivadas por Júlio Conceição, el primer orquideófilo de Brasil, fallecido siete años antes. Él vivía en una gran chacra en el barrio Boqueirão, llamada Parque Indígena, donde cultivaba cerca de 90 mil orquídeas en árboles y listones, a comienzo del siglo pasado. Abierto en 1932, el Parque Indígena fue el primero establecimiento de visitación pública de Santos y verdadera referencia turística de la cidade, funcionando hasta el comienzo de los años 1940, incluso después de la muerte de su fundador, en 1938. Mayor orquideario al aire libre del mundo en aquella época, el Parque Indígena abrigaba también pabellón para exposición de flores, pomares, jardines y cabinas de baño, tanques de peces, reservatorio con anguilla elétrica del Amazonas, palomar y curiosos bancos formados por huesos de ballena. Con la muerte de Júlio Conceição, el área fue parcelada en 1944 y su patrimonio biológico, vendido por valor simbólico al Ayuntamiento para formar el Orquideario. Pero la historia del parque comenzó, en realidad, en 1903, cuando el ingeniero Saturnino de Brito inició su inédito plan para saneamiento de Santos. Su proyecto preveía también la expropiación de terrenos para facilitar el acceso a la Planta de Tratamiento, inaugurada en 1907, y para la construcción de un parque público frente a ese complejo. El terreno fue expropiado en 1909 y donado por la Provincia al Ayuntamiento en 1914. Pero la idea de construcción del parque sería rescatada solamente 24 años después.