Casa del Tren Bélico

La Casa del Tren Bélico es la única edificación colonial militar del género, en el país, con las características sietecentistas portuguesas originales y el más antiguo edificio público de la ciudad.

Construido entre 1640 y 1656 para ser depósito de tren de guerra - esto es, municiones, armas y equipos para protección de la entonces Villa de Santos contra ataques de indios y piratas -, la Casa del Tren Bélico es la sede del Circuito Turístico de los Fuertes.

Escalones

Con 21 escalones de altura y profundidad diferentes, la escalinata externa fue construida de manera que dificultara el acceso de invasores al edificio, ya que el ingreso al piso superior se daba solamente por ella. Las desigualdades hacían con que los eventuales salteadores perdiesen el equilibrio y se cayesen de la escalinata, en caso de que intentasen subir corriendo.

Arquitectura antigua

El edificio mantiene la misma arquitectura desde 1738. Los batientes en piedra son de la época de la construcción (a mediados del siglo 17) y las paredes, con 90 a 95 centímetros de espesor, fueron hechas con una mezcla de piedra, cal de sambaqui y aceite de ballena. El tejado, con "tribeira" (tres capas de tejas), demostraba poder máximo.

Técnica portuguesa

El pavimento del 1º piso es original, confeccionado con madera de árboles de la región e instalado obedeciendo a la técnica portuguesa de encaje, sin tornillos, clavos o uso de pegamento.

Línea del tiempo

En el salón principal de la planta baja, un gran panel horizontal muestra, en tres franjas de una Línea del Tiempo, los principales acontecimientos en el periodo de 1490 a 1822 en el mundo, en Portugal, en Brasil y en São Paulo.

Salón de los Fuertes

El Salón de los Fuertes muestra como la región es rica en construcciones militares. En ella se encuentra el primer fuerte construido en Brasil - el de São João, en Bertioga (1532) - y el último, el de los Andradas, en Guarujá (1942).

Salón Maria Inah Rangel

Espacio para exposiciones temporales, el Salón Maria Inah Rangel, en el 1º piso, posee ‘coquetas’ junto a las ventanas, en piedra original de la construcción. Es el único salón que cuenta con ventanas con vistas hacia el mar y hacia los montes, vigilados noche y día, en aquel entonces, por centinelas. El salón homenajea a la restauradora y artista plástica santista, que tuvo actuación relevante en la recuperación del patrimonio artístico, histórico y arquitectónico de Santos. Responsable por la conservación y restauración del acervo de arte del Palacio Municipal, ella se murió en 2009, a los 55 años.

Historia

Patrimonio nacional desde 1940, la Casa del Tren Bélico ya funcionó como Tiro de Guerra, escuela, sección de alistamiento electoral, Servicio de Subsistencia del Ejército y Centro de la Juventud. En 2009, la edificación fue restaurada y modernizada.